Una maestra de Uvalde moribunda estaba hablando por teléfono con su esposo, un policía escolar cuyo jefe decidió no entrar a su salón de clases, según un informe


(CNN) — En los 77 minutos de derramamiento de sangre en una escuela primaria de Texas, la maestra Eva Mireles pasó sus últimos momentos hablando por teléfono con su esposo, diciéndole que se estaba muriendo, dijo un funcionario del condado de Uvalde a The New York Times.

Pero su esposo, el policía del distrito escolar Rubén Ruiz, no pudo salvarla a ella ni a otras 20 víctimas masacradas la semana pasada en la Escuela Primaria Robb en Uvalde.

El jefe del policía, Pedro “Pete” Arredondo, decidió no irrumpir en las aulas contiguas donde un hombre armado asesinó a 19 niños y dos maestros, incluida Mireles.

Durante el baño de sangre, un negociador trató de llamar al atacante, pero no respondió, dijo el alcalde de Uvalde, Don McLaughlin, a los periodistas el miércoles.

“Intentaron todos los números que pudieron encontrar con los que estaba asociado”, dijo McLaughlin.
Ahora, esta ciudad sumida en el dolor también está atormentada por relatos policiales cambiantes, preguntas sin respuesta y el horror de saber que 21 víctimas quedaron atrapadas con un hombre armado durante más de una hora, a pesar de las repetidas llamadas al 911 pidiendo ayuda desde el interior de las aulas.

La última llamada de una maestra a su esposo

Estos son los rostros de los fallecidos en el ataque.

Mireles, una maestra de cuarto grado, estaba hablando por teléfono con Ruiz durante la masacre, dijo el juez del condado de Uvalde, Bill Mitchell, a The New York Times después de ser informado por los agentes del sheriff.

Ruiz fue uno de los muchos policías que respondieron a la escuela durante ese ataque.
“Ella estaba en el salón de clases y él estaba afuera. Es aterrador”, dijo Mitchell al Times el miércoles.

En Texas, los jueces del condado son los funcionarios ejecutivos y principales del condado.
Mitchell dijo que no sabía las palabras exactas que intercambiaron el maestro y el policía del distrito escolar. Pero el mensaje central fue devastador.

“Estaba afuera escuchando a su esposa: ‘Me estoy muriendo'”, dijo Mitchell al Times.

Dijo que no sabía si Ruiz transmitió los detalles de su llamada telefónica con su esposa a Arredondo, quien fue el comandante del incidente durante la masacre.

El director del Departamento de Seguridad Pública de Texas dijo que el comandante del incidente creía que la escena ya no era una situación de atacante activo, sino un escenario de persona atrincherada. No está claro por qué.

La política de cumplimiento de la ley establecida, creada a raíz del tiroteo en la escuela de Columbine de 1999, exige que la policía detenga a la persona armada lo más rápido posible en una situación de atacante activo.

En declaraciones exclusivas a CNN el miércoles, Arredondo dijo que no dará más información mientras se lleven a cabo los funerales.

“Vamos a ser respetuosos con la familia”, dijo Arredondo, quien prestó juramento como nuevo miembro del concejo municipal el martes.

“Vamos a hacer eso eventualmente”, dijo el jefe de policía del distrito escolar. “Siempre que se haga esto y las familias dejen de llorar, entonces lo haremos, obviamente”.

‘Fue un honor’ pasar momentos finales con una maestra heroica

En esta pequeña ciudad, todos conocen a alguien profundamente afectado por la masacre.
Después de que los agentes tácticos de la Patrulla Fronteriza irrumpieran en las aulas y mataran al atacante de 18 años Salvador Ramos, un policía del DPS de Texas vio la carnicería y encontró a un amigo gravemente herido.

CNN confronta al jefe de la policía escolar de Uvalde 0:41

Fue Mireles, la maestra que le dijo a su esposo que se estaba muriendo.

“Fue un honor pasar el último momento con Eva mientras dejaba esta Tierra para ir a un lugar mejor”, dijo Juan Maldonado, agente del DPS, a KSAT, afiliada de CNN.

Maldonado conoció a Mireles y a su esposo hace años cuando sus hijas se unieron al mismo equipo de fútbol, ​​informó KSAT.

“Ella protegía a sus estudiantes”, dijo Maldonado. “Ella es una heroína para todos, y es una heroína para la familia y para Uvalde”.

El funeral de Mireles está programado para el viernes.

El funeral de la otra maestra asesinada, Irma García, y su esposo, Joe García, se llevó a cabo el miércoles. Joe García murió de un ataque al corazón dos días después de que mataran a balazos a su esposa. La familia de la pareja atribuyó su muerte a un corazón roto.

En qué está la investigación ahora

Los investigadores locales, estatales y federales examinarán los detalles aún en evolución de la masacre para tratar de comprender qué salió tan horriblemente mal.

En este momento, los Texas Rangers están investigando la tragedia masiva. Una vez que la agencia complete su investigación, la fiscal de distrito del condado de Uvalde, Christina Busbee, dijo que revisará el informe y determinará cómo proceder.

“Los Rangers completarán su investigación. La revisaré y luego veremos si hay cargos penales que deban presentarse”, dijo Busbee.

Al mismo tiempo, el Departamento de Justicia de EE.UU. dijo que revisará la respuesta de las fuerzas del orden al ataque mortal.

La revisión tiene como objetivo “proporcionar una cuenta independiente de las acciones y respuestas de las fuerzas del orden ese día, e identificar las lecciones aprendidas y las mejores prácticas para ayudar a los socorristas a prepararse y responder a los eventos de disparos activos”, dijo un portavoz del Departamento de Justicia.

Si bien las investigaciones no se han completado, algunas nociones son muy claras, dijo Thor Eells, director ejecutivo de la Asociación Nacional de Oficiales Tácticos (NTAO).

Dijo que la creencia del comandante del incidente de que el atacante ya no estaba activo y la decisión de no irrumpir inmediatamente en el salón de clases eran “100% erróneas”.

“Si estás en un salón de clases con víctimas inocentes y sé que se han hecho disparos, necesito hablar contigo”, dijo Eells. “Incluso si dejaste de disparar, entraré en la habitación para que podamos comenzar a administrar ayuda para salvar vidas a cualquier víctima potencial”.

Mark Morales, Aaron Cooper, Shimon Prokupecz, Aya Elamroussi, Virginia Langmaid y Ashley Killough de CNN contribuyeron a este informe.



Fuente: CNN Español

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.