Un derbi al filo del abismo

[ad_1]

Reinildo controla el balón ante Vinicius. / Afp

Cuartos de final

Real Madrid y Atlético libran otro volcánico pleito entre dos litigantes que llegan revitalizados, pero que se exponen a nuevas turbulencias

Óscar Bellot

Setenta y siete días después, el Santiago Bernabéu recuperará su razón de ser. El recinto de Chamartín, por el que el balón no rueda desde el 10 de noviembre, vuelve a abrir sus puertas para un partido de fútbol. Y no se trata de uno cualquiera, puesto que a escena salta un derbi al filo del abismo y con una lista inagotable de rencillas entre dos vecinos mal avenidos.

Real Madrid y Atlético se juegan esta noche su supervivencia en la Copa del Rey, un torneo que los blancos no conquistan desde 2014, gracias a aquella supersónica carrera de Bale en Mestalla, y que los rojiblancos incorporaron por última vez a sus vitrinas en 2013, tras aniquilar en el campo de batalla merengue a la soldadesca que por entonces comandaba José Mourinho con un gol de Miranda en la prórroga. Un éxito que permitió a los colchoneros sacudirse complejos y apuntaló la era Simeone.

Hasta la fecha, los enconados rivales habían cruzado espadas en 17 eliminatorias de la Copa del Rey, siempre a doble partido. El Real Madrid superó once y el Atlético seis. Pero la balanza tuvo un desnivel opuesto en las cinco finales que libraron, cuatro de las cuales adoptaron color rojiblanco y arrojaron una particularidad destacada: todos esos triunfos colchoneros se produjeron en el feudo de los blancos. El mismo, sin espacio tampoco esta vez para apelar, que impartirá ahora veredicto entre dos litigantes que han atravesado zonas de enormes turbulencias, pero que llegan revitalizados y se disponen a ofrecer sus mejores argumentos ante la corte suprema.

Los reveses sufridos por ambos en tribunales intermedios, aunque con dispar crudeza, han propiciado que tanto Real Madrid como Atlético fuesen remodelando y puliendo los alegatos en los que persistían desde los albores del curso. La escuadra de Carlo Ancelotti, fiada casi siempre en las citas de tronío al enésimo último vals de su vieja guardia, cedió el bastón de mando en los dos últimos partidos a un puñado de meritorios en busca de la energía que echaba en falta. La respuesta de jóvenes sobrados de gasolina como Camavinga, outsiders a los que elevadas dosis de banquillo han transformado en rebeldes con causa como Ceballos o Asensio y de un veterano que conserva la ilusión de un juvenil en cada disputa como Nacho ha devuelto el pulso al Real Madrid, disipando los nubarrones de la Supercopa de España.

Dilemas

El dilema que se le plantea a Ancelotti es si debe alterar justo en medio del concierto la orquesta que tan buenas sinfonías ofreció en la remontada copera contra el Villarreal y en el triunfo liguero ante el Athletic para devolverle el micrófono a sus viejos rockeros o, por el contrario, le conviene mantener la melodía. El italiano apenas ofreció pistas al respecto en la previa. «Son determinantes y seguirán siéndolo», avisó sobre Kroos y Modric un técnico que, segundos antes, había aconsejado «paciencia» a los jóvenes y «comprensión» a sus decanos a la hora de convivir con el lógico trasiego de roles dentro de una plantilla que experimenta un «momento de transición». Carletto, que solo saca de la enfermería a Alaba, sí confirmó la continuidad de Nacho en el lateral derecho y
rompió otra lanza por Vinicius, un jugador «que el fútbol necesita».

El extremo carioca volverá a estar en el punto de mira de un Atlético que también experimenta cierto progreso. Las victorias sobre el Levante, en Copa, y el Valladolid, en Liga, han insuflado moral a un conjunto que se aferra al torneo del KO como tabla de salvación para una temporada en la que ha visto diluirse muy pronto sus esperanzas en la Liga y en Europa. A partir de un esquema que libera las mejores prestaciones de Griezmann, el ejército del Cholo registró una evolución ofensiva en sus dos últimas refriegas que necesitará refrendar en el Bernabéu. Un fortín donde los colchoneros acumulan siete años sin vencer y en el que el Real Madrid no hinca la rodilla desde el 12 de abril de 2022, la noche en la que los anfitriones pasaron en un suspiro de la depresión a la euforia contra el Chelsea.

Para ello, Simeone deberá recomponer un batallón mellado sin el punzón de Marcos Llorente, pero que gana forro con el regreso de Savic. El montenegrino desplazará a Witsel del eje de la zaga, pero las dudas se multiplican en torno al sustituto del multiusos madrileño. Si el Cholo mantiene el 4-3-3 con el que derrotó al Valladolid, podría acomodar a De Paul junto a Koke y Lemar en la sala de máquinas. Otra opción, más conservadora, pasa por reforzar el centro del campo con Kondogbia, en cuyo caso el sacrificado puede ser Correa.

Alineaciones probables

  • Real Madrid:
    Courtois, Nacho, Militao, Rüdiger, Mendy, Camavinga, Modric, Kroos, Valverde, Benzema y Vinicius.

  • Atlético:
    Oblak, Nahuel Molina, Savic, Hermoso, Reinildo, De Paul, Koke, Lemar, Correa, Morata y Griezmann.

  • Árbitro:
    Soto Grado (Comité Riojano).

  • Hora:
    21:00 h.

  • Estadio:
    Santiago Bernabéu.

  • TV:
    La 1.

[ad_2]

Fuente: El Comercio

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *