Radiografía del ‘bullying’ en España: así son los niños que llevan hasta el suicidio a sus compañeros



“Sudaca de mierda, puta colombiana, no vas a tener amigos”. Así eran algunos de los insultos racistas querecibía la pequeña Saray de sus compañeros, quienes también le agredían físicamente tirándole del pelo y mojándole la ropa. La situación de esta niña de 10 años se remonta al pasado enero, cuando llegó al centro Agustín Gericó de Zaragoza para terminar la segunda parte de un curso que acabaría repitiendo. Sin embargo, con sus nuevos compañeros el acoso escolar iba a persistir. Así, en su segundo día de clase trató de quitarse la vida sin éxito.

La familia de Saray ha reconocido en declaraciones que el próximo lunes interpondrán una denuncia en comisaría. Se trata de una actuación poco común, pues de los 11.000 menores que sufren acoso escolar en España, tan solo 1.054 de los casos se denuncian, según los datos del Cuerpo Nacional de Policía, la Guardia Civil y los cuerpos de Policía Local. Se trata de la última estadística oficial que se conoce a raíz de la pregunta planteada por el diputado socialista Antonio Hurtado en 2017, el primer año en el que España superó por primera vez el millar de víctimas de acoso escolar.

“Uno de cada cuatro niños no eran conscientes de que estaban participando en un caso de acoso escolar”. Quien habla es Benjamín Ballesteros, psicólogo y director de Programas de la Fundación ANAR. Junto a la Fundación Mutua Madrileña, acaba de publicar el IV Informe sobre acoso escolar La Opinión de los Estudiantes, un estudio anual. Los datos, que se centran tanto en alumnos como profesores, demuestran que la percepción del ‘bullying’ varía en función de si estás sentado en el pupitre o eres quien imparte la clase.

[Del ‘bullying’ al ‘mobbing’: 30 años de acoso por tener el síndrome de Asperger]

Otras de las conclusiones que se extraen del estudio es que el acoso escolar está cambiando desde el parón de los colegios en la pandemia. Así, los golpes y patadas pasaron del 38% a un 31,8% en el estudio actual. En este sentido, Ballesteros destaca el papel de los profesores de refuerzo Covid, con los que aumentaba la ratio de docentes por alumno.

Cuáles son los perfiles

Ballesteros se muestra contundente al asegurar que “el perfil de la víctima no existe”. Según las cifras del estudio en el que ha participado, concluye que en realidad “todas las personas pueden ser víctimas del acoso escolar“, pues la agresión va desde el aspecto físico hasta sacar buenas notas. Aún así, hay estudios longitudinales que señalan a las escasas habilidades para relacionarse en el caso de los chicos. Por su parte, el bajo autocontrol de las chicas supone una parte del porcentaje explicativo de ser víctima de acoso escolar, tanto en el ámbito físico como en el online. Las chicas salen peor paradas: un 10,6% ha sufrido acoso (frente a un 8% de chicos), y un 8,5% ciberacoso (un 5,3% de chicos).

En cambio, la figura del agresor sí que está más clara, según los propios profesores. Son vistos como personas con un sentimiento de superioridad por un 76,7% y con falta de habilidades sociales para el 73,5%. Además, el motivo más frecuente de los agresores en educación primaria son problemas psicológicos como la inseguridad, una baja autoestima o el miedo al rechazo. Es por esto por lo que Ballesteros advierte de que al agresor también hay que tenerlo en cuenta.

Cuando se habla de un caso de acoso escolar, solemos pensar en víctima y agresor; sin embargo, también existe otra figura, la del espectador. “Hay que formar a todos los alumnos para que sean conscientes de que denunciar un caso de acoso escolar no es de chivatos, sino de valientes”, apunta Ballesteros. Y es que el 24,4% de los alumnos encuestados percibe que existe acoso escolar en su clase. Sin embargo, desde la Fundación ANAR y Fundación Mutua Madrileña destacan que un 45,4% de los chicos consideran que su profesor no hace nada.

Por su parte, el tipo de agresión que más se produce en los colegios es “de carácter psicológico”, que además se ha incrementado en un 10% en comparación con los niveles previos a la pandemia. La sensación que se puede extraer de este aumento es que “existe una mayor permisividad” con un insulto, un mote o una burla.

El acoso en TikTok

“Las distintas formas de ‘ciberbullying’ provoca que en muchas ocasiones sigan una broma sin ser conscientes de que están participando en un caso de acoso”, asegura Ballesteros. Según el último informe de Save the Children, el 6,9% de los estudiantes encuestados considera que ha sufrido ‘ciberbullying’. La organización estima que este porcentaje representa cerca de 82.000 menores de edad en España.

Las redes sociales están disparando los casos de ansiedad y depresión en los adolescentes. Y el acoso no iba a ser menos. De hecho, para casi la mitad de los jóvenes que participaron en La Opinión de los Estudiantes TikTok es el medio por el que se sufre este tipo de acoso. Pero esto no significa que el agresor no forme parte del entorno de la víctima, pues el 85,2% del alumnado considera que el acoso proviene de uno de sus compañeros de clase, aunque se realice a través de Internet.

Sin embargo, cambiar este entorno no asegura en ningún momento que vaya a desaparecer el acoso. Así, Ballesteros se muestra contrario a este tipo de soluciones: “La víctima debe volver al mismo colegio cuando tenga la garantía de que no se va a repetir”. Considera que se trata de una medida ineficaz y en la que se puede repetir el acoso. De hecho, un estudio publicado en la revista PLOS Medicine demostró que los estudiantes que repiten curso sufren más acoso escolar. Entonces, ¿existe una solución?

Ballesteros se muestra esperanzado al ver que “cada vez hay más alumnos concienciados“. Aunque cree que son necesarias más medidas como, por ejemplo, la unificación de los protocolos de prevención. Y es que, al tratarse de una cuestión que implica a la educación y a la sanidad, no es igual sufrir ‘bullying’ en la Comunidad Valenciana que en Andalucía, que es donde más casos de acoso escolar se producen según los últimos datos hechos públicos.



Fuente: El Español

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.