La nave de Jeff Bezos, nombrada en honor a su madre, ya no será usada para atrapar los cohetes de Blue Origin


Nueva York (CNN Business) — Jeff Bezos, el multimillonario fundador de Amazon y de la compañía de cohetes Blue Origin, hizo un gran anuncio público hace un año de que compró una nave para capturar los cohetes de Blue Origin después de que regresaran del espacio, y la nombró en honor a su madre. Pero ahora la compañía dice que no seguirá adelante con ese plan y buscará una alternativa más “rentable”, según la portavoz de Blue Origin, Linda Mills.

No está claro qué pasará con Jacklyn, la nave que Bezos dedicó a su madre en una pequeña ceremonia en Pensacola, Florida, en diciembre de 2020. Blue Origin aún podría utilizar la nave para otro propósito o abandonar el proyecto por completo. Mills dijo que la compañía “todavía está evaluando opciones”.

Una alternativa a la gran nave es optar por una plataforma o barcaza autónoma, muy parecida a las plataformas autónomas que utiliza SpaceX para atrapar sus cohetes después del vuelo.

Blue Origin nave Jacklyn

El Jacklyn estaba en proceso de reacondicionamiento y mantenimiento en el puerto de Pensacola. El barco se ve aquí el martes 19 de abril de 2022.

Blue Origin quería navegar con el Jacklyn hacia el océano Atlántico para recoger sus cohetes New Glenn. Cuando el gran propulsor de la primera etapa que da el empuje inicial en el despegue gasta la mayor parte de su combustible, está diseñado para desprenderse de la etapa superior del cohete y hacer un aterrizaje controlado en la Tierra, al igual que SpaceX hace con sus cohetes Falcon 9.

El sitio web de Blue Origin sigue haciendo referencia al aterrizaje de sus cohetes en un barco, en lugar de en una barcaza, promocionando que esto permite que el propulsor aterrice en condiciones oceánicas turbulentas. En teoría, un enorme barco podría permanecer estable en aguas turbulentas, permitiendo a Blue Origin llevar a cabo sus operaciones de recuperación de cohetes en todo tipo de condiciones meteorológicas.

Pero ese plan habría requerido que el Jacklyn, un antiguo buque de carga construido en 2004, se sometiera a una amplia adaptación, incluida la instalación de una enorme plataforma para que el cohete se dirija a ella. Mills no quiso decir cuánto habrían costado las reformas.

Aterrizar los cohetes propulsores en lugar de desecharlos en el océano, como han hecho otras empresas de cohetes durante décadas, es el núcleo de los planes de SpaceX y Blue Origin para reducir el costo de los lanzamientos y garantizar la rentabilidad.

El cohete New Glenn de Blue Origin está previsto que sea el primero de los cohetes de la empresa capaz de alcanzar la órbita, un trayecto que requiere velocidades superiores a 27.350 kilómetros por hora. SpaceX ha enviado cohetes a la órbita desde 2008.

Hasta ahora, Blue Origin solo ha realizado vuelos de su cohete suborbital New Shepard, mucho más pequeño. Ese cohete se ha utilizado para transportar a clientes de pago, y el verano pasado, al propio Bezos, en breves paseos supersónicos que alcanzan el límite de lo que se considera técnicamente el espacio.

El New Glenn no tiene previsto transportar seres humanos, al menos al principio, sino que llevará satélites y otras cargas a la órbita.

Aunque ya lleva un par de años de retraso respecto a su calendario original, Blue Origin espera poner en órbita el primer New Glenn a finales de 2022.

A pesar de que el New Glenn nunca ha volado, ya ha conseguido varios contratos de lanzamiento de satélites comerciales, y la NASA lo seleccionó como capaz de competir para misiones de lanzamiento de satélites planetarios, de observación de la Tierra, de exploración y científicos.





Fuente: CNN Español

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.