¿Cuántas veces puede una persona reinfectarse de la Covid? Esto es lo que dice la ciencia al respecto



Cuando parecía que las cosas mejoraban tras la sexta ola Covid-19 que arrasó España durante el pasado invierno, ahora una silenciosa séptima ola está empezando a dar problemas. Y está sucediendo algo llamativo no solo en la Península, sino a nivel mundial: el virus no parece desaparecer, y las nuevas variantes esquivan la inmunidad, dando lugar a reinfecciones constantes.

Anteriormente se creía que, si se sufría la variante ómicron, sus nuevas subvariantes no crearían problemas. Esto ha sido un error, pues las nuevas subvariantes BA.2, BA2.12.1, BA.4 y BA.5 sí logran reinfectar a aquellos que sufrieron Covid-19 a partir de la variante ómicron original. Según los investigadores, sería posible sufrir hasta tres o cuatro reinfecciones en un solo año.

Aunque suene a mensaje catastrofista, la realidad que ya barajan los expertos es que la Covid-19 no solo no desaparecerá, sino que el virus causante, el SARS-CoV-2, seguirá evolucionando y adaptándose para continuar su infección y reinfección. Y con cierta probabilidad habrá casos que se infecten y reinfecten constantemente a lo largo de sus vidas.

[Covid-19: así es BA.5, la subvariante de ómicron más transmisible y con capacidad de reinfectar]

Sin embargo, saber la frecuencia de reinfección no es fácil, como explican expertos como Juliet Pulliam, epidemióloga de la Universidad de Stellenbosch de Sudáfrica en The New York Times: actualmente es difícil cuantificar esta frecuencia de reinfección por muchos motivos, uno de los cuales es que actualmente muchas infecciones ya no notifican en muchos países, incluyendo España. De hecho, Pulliam y sus colegas han recopilado datos en un estudio reciente donde aseguran que ómicron es de las variantes más reinfectivas conocidas.

El problema añadido es que esto no era lo esperable para los expertos. Al principio de la pandemia se sospechaba que la inmunidad de la vacunación, de una infección previa, o una combinación de ambas evitaría la mayoría de las reinfecciones. Pero ómicron ha destrozado el tablero de juego, y sus múltiples subvariantes continúan su evolución y su capacidad para esquivar la inmunidad humana.

Otros expertos, como el virólogo Kristian Andersen, del Instituto de Investigación Scripps en San Diego, sugieren que si se continúa con el manejo actual de la Covid-19, la mayoría de las personas se infectarán al menos dos veces al año, o incluso más.

Por suerte, aún hay cabida para la esperanza. La vacunación no ha sido inútil, sino todo lo contrario: su utilidad fundamental era evitar complicaciones y posibilidad de morir a raíz de la infección por coronavirus, y la mayoría de las personas que han recibido tres dosis, o incluso solo dos, sí han evitado dichas complicaciones. Así mismo, Andersen recuerda que la inmunidad híbrida (haberse vacunado y haber sufrido al menos una infección de la Covid-19) sí parece disminuir la posibilidad de reinfección, aunque no totalmente.

La ‘gripalización’ del virus

Al principio de la pandemia, muchos expertos intentaron manejar al coronavirus como si fuese el virus de la gripe o influenza, pensando que habría solo un gran brote anual. Pero no ha sido el caso, dado que el SARS-CoV-2 parece comportarse como como otros coronavirus conocidos previamente, causantes de síntomas similares al resfriado común durante todo el año y no solo de forma estacional.

Si la reinfección no va a ser rara, sino la norma, no será de forma puntual y anual sino de forma continuada, según explican los expertos. En el caso de Sudáfrica, donde trabaja e investiga la Pulliam, ya se constató que algunas variantes de Covid-19 como la variante Delta causaban reinfección de forma poco frecuente. Pero con la llegada de ómicron todo cambió, y las reinfecciones en Sudáfrica se aceleraron, sobre todo en noviembre, cuando se identificó por primera vez esta variante.

Ómicron es suficientemente diferente respecto a Delta y las versiones previas del virus como para causar estas reinfecciones, pero parece que su evolución en nuevas variantes ha cambiado: los expertos se esperaban, de nuevo, una nueva variante completamente diferente. Pero ómicron, una vez más, ha sorprendido en este aspecto: está dando lugar a subvariantes capaces de escapar a la inmunidad del ser humano, pero su código genético apenas está cambiando.

Esta situación tiene sus pros y contras: la infección por ómicron produce una respuesta inmune más débil, que disminuye rápidamente en comparación a las otras variantes, dando lugar a una potencial reinfección a los 3-4 meses. Pero, por otro lado, la mayoría de estas reinfecciones a cargo de subvariantes de ómicron son leves, dado que no consiguen eludir completamente el sistema inmune.

El problema es que cada infección de Covid-19 puede traer consigo cierta probabilidad de sufrir COVID persistente, una amalgama de síntomas inespecíficos secundarios que pueden durar meses o años, pero se desconoce la capacidad de ómicron para dar lugar a esta persistencia sintomática, más si cabe en personas previamente vacunadas.

Como conclusión, los expertos abogan por actualizar las actuales vacunas contra la Covid-19, incluso más rápido que las vacunas contra la gripe que son anuales. Aunque sigue existiendo la creencia de que “nos infectaremos todos” y que eso es bueno para potenciar la inmunidad, no siempre es así, y no todo el mundo reacciona de la misma forma al virus. La prevención, explican, sigue siendo la mejor opción.



Fuente: El Español

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.